jueves, 25 de noviembre de 2010

TIERRA JUSTA

TIERRA JUSTA

(Dedicada a María, activista por los Derechos Humanos)


Cuando llueve

aprendo a beber agua

por una boca que no tuve

en un cuerpo nuevo, limpio,

que sueña con el viento


y en ser la canción de cada día

no un eco lejano que perdí en la vida

o un extraño camino donde iba y venía

como latido de sol en la niña de mis ojos


Aquí todo es ceniza,

excepto la sonrisa

Esa quedó entre nosotros

como hiedra que sueña

en el corazón enredada


La voz que ya no sube,

la sombra que se escapa

en toda la tierra extraña

en ésta noche cerrada


¿Acaso soy centinela,

en mi novicio agujero

donde amor, poesía y libertad

caminan de la mano?


Maduraré un compromiso

comeré de tierra justa

entre golpe de machete y versos

aún cuando la tarde sea más vieja todavía

porque me bulle en la sangre,

y me estalla el interior

ésta absurda justicia

tu silencio…. Y el cielo…


2 comentarios:

Jorge Encinas Martínez dijo...

La tuya, Justo, es una poesía muy inspirada y poética, además de ser real y con sus pies en la tierra. Me gusta entera, pero me llama mucho la atención la imagen del "cuerpo nuevo que sueña con el viento".
Un abrazo

JUSTO ALDU dijo...

Pues sí amigo, la mayoría de los inmigrantes en nuestros países sueñan con una nueva vida, muchas veces distinta a la realidad que enfrentan. María murió en el sur de los Estados Unidos hace algunas semanas, defendiendo el derecho que deberían tener todos los seres humanos a una vida mejor.