miércoles, 3 de noviembre de 2010

RAICES



**Conmemorando los 107 años de vida Republicana de Panamá

Autor: JUSTO ALDU

Hoy anclo mis senderos
a tu tienda cristalina
a tus ríos a tus redes
a tus deslumbrantes orquídeas
y echo mis raíces en tu espíritu
en la sombra dilatada de tu selva.
Horizonte de temblores
en mi pausada mañana
pues hoy nació mi patria.

Los próceres sonríen triunfales
desde sus monumentos
y Yo hago gárgaras con tus angustias
tocando el tiempo enmohecido
de pie, ante el río de mi sangre,
morando en el pasado,
pero empujando al futuro.

La frágil línea del amanecer
ronda las distancias de tus huertos
y el peso de tu nombre
hoy lo tengo clavado
cual relámpago que incendia
ésta tierra en mis manos
y hace girar la vida
casi apretando el paso
para sentir tu cielo
hay que ser afortunado.

Te mido entre palabras,
te dimensiono, te valoro,
te amo y soy tu amante
desde que toqué el mundo.
Y te idolatro:
En el Parque Santa Ana,
En el Parque Catedral,
en el parque Porras,
en la plaza 5 de mayo,
en el casco antiguo… allá en las bóvedas.
En tus calles pausadas
y en las semillas gastadas de mis lágrimas…,
en mis amores y en toda tu geografía
desde Punta Burica hasta el Cabo Tiburón.

Aquí estas, aquí estoy, aquí estamos.
Te sufro y te venero,
santa de todos los santos
como un canto definitivo
o un sonido perpetuo
y este miedo a la muerte lejos del terruño.

Así como lo decía Ricardo Miró:
“…quizás fuiste tan chica
para que yo pudiera
llevarte toda entera
dentro del Corazón…”

Tal vez no pidas versos,
no pidas lágrimas,
no pidas gritos ni fusiles,
sino hombres sensatos,
amantes y con pasión en el futuro
para que la patria se eternice
y se construya con amor día a día.

2 comentarios:

ALBORADA dijo...

Ni gritos, ni fusiles
hombres sensatos,
construir el amor día a día...

Justo, Poeta, Panameño de raíz y alma.

Mis respetos y cariño de siempre.

Un fuerte abrazo

mari carmen cuesta dijo...

Gran homenaje a tu querida patria, con tu sentir tan profundo por tu tierra, sus gentes y su cielo...
Me gustó tu forma de desgranar, verso a verso y con tu alma de por medio, ante tan gran acontecimiento de conmemoración.
Un gran abrazo para ti, querido amigo y dale las gracias a tu hija por pasarse a leer mis humildes poemas.