jueves, 1 de diciembre de 2011

ÓPERA PARA CUERDOS




He vivido bajo aguaceros la libertad completa
hasta beberme la lluvia con las manos.
Soy libre por la lluvia.
Me descalzo del nombre citadino
y  florezco a la par de los cafetos;
la lluvia es mi bandera,
pone azahares en mi entorno,
sacude mi casa;
viene a ordenar todas las siembras
con esas notas traídas de lo más celeste.
Salvadora del páramo, libertadora mía.
Ni el cristal se enturbia,
ni la guitarra enmudece.

Viajo por  arroyos y escucho su ópera.
Subo a los cerros en neblina envueltos
a cantar a los árboles
lavándome la cara y los malos pensamientos
deteniendo  el tiempo
para que haga memoria de mi.
Es curioso,  me ha vuelto a otras edades
apuntando las arrugas que miro con respeto
cual  actor de  ópera.

Saludo a la vida deseándola más plena
todos quieren verla, escucharla, acariciarla.
La vida como la poesía, vino para ser escuchada
Como una ópera…, para cuerdos…


9 comentarios:

ALBORADA dijo...

Como una opera para cuerdos, como la libertad absoluta del alma.

Sabes, te acabo de leer y me he emocionado tanto...

Venga ese abrazooooooooo, amigo mío.

OZNA-OZNA dijo...

gracias por regalarnos la sublime belleza de tus versos insigne poeta, besinos miles

Nuria Madrigal dijo...

Es toda una sinfonía, de colores, sabores y música que alimenta el alma, te felicito Justo por llevarme a recorrer de la mano tu opera de la naturaleza

JUSTO ALDÚ dijo...

Y tal como una ópera. Es un drama cantado.

Norma dijo...

Excelente. Excelente.
Gracias por publicar. Besos.

JUSTO ALDÚ dijo...

Gracias a ustedes por seguirme en ésta nueva etapa de publicaciones.

Saludos

Luna dijo...

Y como una ópera, la vida camaleón, tiene tantos colores...
Anoche charlaba con Maayra (Alborada) sobre este ejercicio de vivir.

Saludos muchos. Buenas noches.

MARGARITA dijo...

Me gusta: La vida como la poesía, vino para ser escuchada... y saber vivirla...

Gracias por compartir tu vida en tu poesía

JUSTO ALDÚ dijo...

Bueno Maggie, tu sabes que éste poema tiene tu nombre. Besos