viernes, 22 de octubre de 2010

COMO SOL EN TU MIRADA




Busque palabra encendida en la roca
y el trino del cariño, espigada silueta
cuajada sobre un tropo al clamor del viento
y el silente suplicio de tu amor en vano.

Hoy sin plumaje mi pasión anhelante,
imagen que camina en mis retinas furtiva
se rompe en derredor como una ola esquiva
mojando eternamente la distancia

Divago solitario en el vientre de tu risa
y recorro el tiempo deshojando margaritas,
mas no quiero seguir, ni que me digan
que llenaré mis días con su ausencia ignota.

Removeré mi espíritu insurgente
de pie como los viejos guerrilleros
que aunque por dentro estén heridos
jamás caen hasta llegar la muerte.

Patíbulo imprevisto es la cara de la vida
¿Acaso sin cariño, nadie puede vivirla?
Y es que tengo el “te quiero”
podrido en la garganta
¿Cómo he de adorarte si el cielo se me escapa?

Retrataré el sol sentado en tu mirada
y como él estaré algún día en tu estancia.

3 comentarios:

ALBORADA dijo...

Bellas palabras tiene tu poema, desangras en tus versos un amor intenso que se desata en el rayo de sol necesario para quemar los cuerpos aún distantes.

Me encantó, abrazos de siempre amigo.

mari carmen cuesta dijo...

Amor en vano embriagado por la distancia, ausencia que quizás no compense... pero la vida no es nada sin amar, sin sentir que el pecho arde, como arden tus palabras, entre el sí o el no.
Has dejado un gran sentimiento de poder atrapar el tiempo y la distancia entre tus manos y seguir de pie sin que el viento te tire.
Un abrazo.

JUSTO ALDU dijo...

Muchas gracias dilectas amigas por sus comentarios en el poema