martes, 29 de marzo de 2011

EL VERANO Y TUS OJOS

Aquí te espero, sentado en el auto

La campanilla del vendedor de helados

me transporta con ecos a la infancia.

Pasan peatones como recuerdos

y siento el calor más seco todavía.

El cielo está limpio

y el verano derrama las hojas de los árboles.

Sueno el claxon

y atisbo tus ojos claros,

recorriendo mi interior y estallando

como dos soles

que nacen de la mañana

Construyendo “te quieros”

Así… con cada mirada.

Podrías dejar correr el tiempo

y cerrar los ojos…,

que la historia pase

como un espejismo sin refractar la vida.

Pero no!

Tus ojos…, esos ojos.

Marco de amor, oleo de vida,

me toman por asalto,

son paz enmudecida.

Inmaculadamente bellos,

fieles y puntuales a la cita.

Ahora… que nos disponemos a llegar

enamorados a nuestro destino

... La vida.

5 comentarios:

Maria dijo...

ahhh..una poesia para suspirar, donde se respira armonia, y se sienten esos colores claros con los que a veces la vida nos homenajea. Me gusta eso de 'oleo de vida'.Un abrazo mi amigo, tu poesia esta llena de esperanza y en su trazo hay luz.

Anónimo dijo...

Amigo este poema es sencillamente hermoso ... uno de los pocos trabajos románticos que te conozco .. me gusta esa faceta ..un abrazo gigante desde siempre .. cecilia v.

Jorge Encinas Martínez dijo...

Has sido capaz de plasmar esos ojos que nos toman al asalto y nos llevan a la vida.

Un abrazo

ALBORADA dijo...

Marco de amor, óleo de vida,
me toman por asalto,
su paz enmudecida

Es una belleza de poema, donde el amor reposa.

Mis saludos de siempre, Justo.

mari carmen Cuesta dijo...

Hermoso poema Julio, a veces los ojos son la expresión más acertada del amor... la mirada lo dice y cubre todo, sin palabras. Sólo reflejando lo que se siente, se llega a transmitir inequívocamente el verdadero amor.

Un abrazo grande querido amigo.