domingo, 12 de diciembre de 2010

SUEÑOS DE NIÑO, MANITAS QUE TEJEN.









MARGARITA ZAMORANO

Escritora Mexicana




Soy Nathifha, egipcia, mi nombre significa “La pura”

Tengo 12 años y como cualquier niño de mi edad,

A la escuela voy.

Un transporte me lleva y me trae a casa.

En ésta “escuela” fui aceptada por tener dedos pequeños

Es una virtud.

Dicen que comer dará a mi familia entera



Si aprendo y hago mi labor,

Mi familia comida segura tendrá

Mis padres,

las deudas que de mis abuelos heredaron, pagaran

Paso diez horas sentada

Y solo me paro para ir al baño y comer

Debo poner mucho cuidado

Para no ensuciar el trabajo

Un compañerito de 6 años un día se cortó un dedo

Y lo quemaron para cicatrizar

Y que la sangre no ensuciara la seda

Gritaba mientras le quitaban los hilos de las manos

Jamás lo olvidaré

Su delicada seda valía más… todos “esos” gusanos



Tengo tos, hay niños que enferman y mueren de bronquitis

No debo toser o me echarán. No puedo hacer algo mal

Sabes, mientras tejo, pienso

¿cómo serán los niños en otro país?

Quienes estamos en ésta escuela no podemos crecer

Nos quedamos para siempre así: Chiquititos!

¿Qué haré de joven si aquí no me enseñan a leer?



Casi lo olvido, asisto a una Escuela de Alfombras en El Cairo

Donde se fabrican con nuestras pequeñas manos

Hermosas alfombras, teñidas de púrpura

…tejidas con sangre y con sueños de niño



**Publicación autorizada por la autora quien ejerce en México como Contadora Pública Autorizada. Todos los derechos de imágen pertenecen a la autora.

2 comentarios:

JUSTO ALDU dijo...

Un poema desgarrador que muestra la realidad que viven muchos países en donde los niños carecen de derechos.

ALBORADA dijo...

Impactante...

Me pregunto, por qué Dios claman...hay momentos en los que no entiendo nada, nada...

Un abrazo, amigo mío