sábado, 6 de octubre de 2012

EL FALLO





La pieza musical de mi entorno,
hoy es palabra ultraísta,
otro remendado en el baile de los compases humanos.
Un día fui tu amante, tu compañero, tu guía
pero las lágrimas fermentan el quejido de la piel
y  se siente el golpeteo del corazón despedazado
la sangre faltante es el saldo neto de tu amor
Me ofreciste tus campos
para que yo los viera extasiado
hasta tus zonas más recónditas
y  me olvidara dónde nací
o  para dónde iba
así nació cantando mi futura poesía
y cuando todo soñé sin queja alguna
el sueño de profetas se transformó en pesadilla
hallándome forastero en tu terruño
desperté  con tu palabra
sin querer verte acorralada.
La inopia estaba contenida en tus labios
pero no en los míos.
Mi palabra es sudario poético
forjada y aguerrida
no germinada en multitudes que hieren de amor lentamente
mi palabra es pasión colgada
que estrecha la distancia y saluda
no se sienta a esperar dónde o cómo llorar
es ardiente verano caribeño
el pozo del cual bebo, hoy herido
este poema  podrido en la garganta
anegado en el dolor y soledad

Tal vez resulte inútil defenderse
de la ausencia de justicia ante tu fallo
solo aceptar la condena
aunque más  grande sea la tristeza
de vivir sin tu cariño
de pie como los viejos guerrilleros
y volver a empezar.

JUSTO ALDÚ

4 comentarios:

Luna dijo...

Empezar siempre ea mejor que recomenzar. El fallo condena a una linda vida. Eso creo.

Saludotes.

JUSTO ALDÚ dijo...

Gracias Luna por tu comentario.
Saludos, Pronto estaré nuevamente con todos. El blog tuvo una serie de desperfectos técnicos. Saludos

SERGIO FERNANDO dijo...

Hola! me4 quede encantado con tu pagina amigo,que bien y buena te quedo ,te felicito y tenes unos muy lindos poemas acá felicidades! un amigo desde la distancia sin fronteras. Sergio Fernando

JUSTO ALDÚ dijo...

Muchas gracias Sergio, cuando gustes puedes pasar.
Saludos