viernes, 27 de enero de 2012

PANDILLERO NUESTRO



A ti va éste poema
a ti, que esquivas la verdad con falsas pretensiones…
Coqueteando con la muerte.
Y crees ser rey cuando eres esclavo,
rico cuando eres indigente esgrimiendo razones.
Sigues camino torcido sin fin ni retorno,
ni triunfo en el fracasado modo de actuar al margen de la sociedad.
Quizá la pobreza insuperable se atrincheró en tu mente.



Revisas la vida desde un gatillo
y sin darte cuenta le robas minutos al futuro.
Tal vez se extingan tus penas
al calor de una bala furtiva
en una ciudad cualquiera
en un callejón cualquiera.
Y se te escape el alma por la boca de un cañón.
Llovizna de miedo.
Siembras odios y no se harán esperar tempestades…
Y cuando no existas repartiremos culpas.
Eres tan nuestro como nosotros mismos.
Producto eres de nosotros con todos los males del siglo.


Lo haces por pasión o por dinero
por sentirte fuerte y poderoso
por aquella melancolía de tu madre
por aquel recuerdo huraño
quien sabe por quién ni por cuanto,
pero jamás obtendrás la felicidad como compensación
por tus servicios prestados.
Volverás a llorar todas las veces
detrás de las paredes del arrepentimiento
quizá estés a tiempo de evitar
una dura, violenta y estricta muerte
para saldar ante la sociedad cuentas un día.

2 comentarios:

Luna dijo...

Trincheras del alma, penas del hombre, llanto de la vida en el último instante.

Saludos muchos.

JUSTO ALDÚ dijo...

Y una dura realidad de nuestra sociedad. Gracias Luna por tus lecturas y comentarios. Saludos