sábado, 30 de octubre de 2010

EL LOCO ENAMORADO DE UN CORAZÓN DE ROCA



EL LOCO ENAMORADO DE UN CORAZÓN DE ROCA

Autora: LICDA. MARGARITA ZAMORANO
Mexicana. 2010




Julio caminaba todos los días
Y escucho un día a una chica llorar,
El conmovido se detuvo
Y la quiso consolar….
Ella le contó la historia.
Que su amor había muerto
hace algun tiempo
Que nada le importaba ya
El sintió pena y compasión
Todos los días pasaba por el mismo lugar
para saber de aquella chica
le llevaba flores, le leyó poemas
le declaró su amor.
Al otro día ella desapareció
Julio, la buscó, espero primaveras, veranos,
otoños, el invierno llegó
Y su amada nunca más volvió…
Todos los días se sentaba a esperarla
donde la vio por vez primera….
Y sintió gotas de agua sobre su cara,,,
Pensó lluvia en invierno?
Cuando voltió hacia el cielo
El no podía creer lo que veía
Ella, su amada era la estatua de piedra
Que estirando los brazos
le entregaba su corazón…
El enloqueció de dolor….
Y él EL loco como ahora le llaman
Abraza un corazón de roca entre sus manos…
Y le declama poemas de amor…

MARGARITA ZAMORANO, Mexicana, Contadora Pública Autorizada, Posee un postgrado en Derecho. Su afición a la Literatura la ha llevado a escribir poemas con una jovialidad, humor e ingenio muy gustado.

**Esta publicación fue debidamente autorizada por la autora.

viernes, 22 de octubre de 2010

COMO SOL EN TU MIRADA




Busque palabra encendida en la roca
y el trino del cariño, espigada silueta
cuajada sobre un tropo al clamor del viento
y el silente suplicio de tu amor en vano.

Hoy sin plumaje mi pasión anhelante,
imagen que camina en mis retinas furtiva
se rompe en derredor como una ola esquiva
mojando eternamente la distancia

Divago solitario en el vientre de tu risa
y recorro el tiempo deshojando margaritas,
mas no quiero seguir, ni que me digan
que llenaré mis días con su ausencia ignota.

Removeré mi espíritu insurgente
de pie como los viejos guerrilleros
que aunque por dentro estén heridos
jamás caen hasta llegar la muerte.

Patíbulo imprevisto es la cara de la vida
¿Acaso sin cariño, nadie puede vivirla?
Y es que tengo el “te quiero”
podrido en la garganta
¿Cómo he de adorarte si el cielo se me escapa?

Retrataré el sol sentado en tu mirada
y como él estaré algún día en tu estancia.

jueves, 14 de octubre de 2010

ENTRE AMIGOS





ENTRE AMIGOS.



Hoy quiero compartir contigo, amigo mío
todo lo que rescata mi ser de tanto ruido
tal vez porque ahora ella ha partido
dejándonos la duda en el exilio

Adiviné yo la herrumbre y la nostalgia
que habitó su corazón día tras día
y el incesante grito que blandía
su alma vagabunda entre las olas

Tú la querías, no hay de eso duda
se trata de que hablemos unas cosas
a quien dejo su dolor? pregunta ahora
que ya no existe su amor de mariposa


Y si acaso hoy regresa de repente
no dudes que será esa la vencida
pues ese amor a mí pertenece
aunque tú no lo comprendas todavía


Contigo luciría en escaparate
conmigo brillaría día tras día
contigo sería flor en estandarte
ella sería mi amor toda la vida

GRACIAS



GRACIAS
Autor: JUSTO ALDU

Hoy escribo en rojo,
tal vez porque las luces se fueron
sin salvar el color de nuestro amor,
su ausencia quebró mi alma en mil pedazos
y duele
que no haya profuso cauce ya en su fuente.
Yo no dije la última palabra,
la dijo tu taza vacía
y es fácil renacer entre ese olor a recuerdos.
Hoy tengo motivos de alabanza
aunque me cueste pronunciar tu nombre.
Y te doy gracias, por todo lo que fuiste,
por lo que llegó hasta mí.
Gracias por tu sinceridad,
por vivir la vida
sin interrumpir el andar del compañero,
por tu corazón
que siempre galopando
sofreno la tempestad sobre mi cuerpo.
Gracias, porque viene un largo camino
y allí estarás como siempre

FUGA



FUGA
Autor: JUSTO ALDU


Levantaste la tienda
y el rimero de cosas que enriquecían tu vida
te olvidaste llevar.
Todo lo abandonaste, todo…
-Un gorrión lejano cantaba en el estero
como ángel de paz-.
Solo quedan los frutos de tu tiempo
por aquellas madrugadas
donde sembré miradas en los valles de tu cuerpo
y coseche llamaradas con el paso del tiempo.

El ademán resuelto de un cuidado descuido
con ademanes finos y tintineos de cristal,
cierta aureola altanera algo teatral representaba
lo que en tus fugas era una atávica ficción.

Tu esencia humanizada desertó de mi vida,
tal vez como estallido de una inocente espora
por eso creo que huiste sin mezquindad ingrata
deletreando tímidos senderos para siempre.
¿Qué eras? ¿fiel consejo de ancianas experiencias
o tierna inflorescencia de corola infantil?
O un piélago de aurora, o el humus de la tierra?
A veces creo que fuiste lo que nunca existió.

Mi terquedad es tanta, la obstinación me muerde.
Ese manto sin ruido que amodorra mi voz
Aspiro aquel perfume que moja mis sentidos,
accedo a tu recuerdo por mis poros… y vuelves.

Siento que eras retorno –tu nunca fuiste ocaso-
que novedad insólita de siempre amanecer.
Me distraigo en tu risa desenvolviendo el tiempo
al ver de nuevo la cinta de tu vida al revés.
Te imaginé clorofila de tierra, humus y mantillo de rosas,
quizá eras afluente del aire,
vertiente de la ausencia atada a los giros del viento.

Oh, mi amor,
cuánta historia metida hasta la médula,
más te quedaste siempre en tu propio momento.
Un pie entre las marismas de incierta eternidad
y el otro con las ansias de apoyarse en la vida
y tentativamente seguir abriendo caminos.

Y ahora…
Todo sonido es seco,
Todo sabor es soso
Todo es ambiguo, átono
Tú estás, pero no estás.

DARIÉN


DARIÉN

Autor: JUSTO ALDU
¡DARIÉN!



Te quedaste de pie
en los charcos internos de mis ojos
y se quedó la pleamar ausente
de la mirada que te eché.
Quedaste como un claro a medio martillar
en el tablón más viril de los macanos.
Donde se agarraban ansiosas
las pelusas y briznas requemadas
a las costras pequeñas o grandotas
de mis dos mudas y torcidas piernas.



Te quedaste y caminé para no verte,
ni ver las vibraciones amarillas
de éste sol que es de trópico y retamas.



Recuerdo cuando miré tu ciudad
bajo el palio de ese verde sexual y transparente
que tan oscuro como de revés puede ser
revolcándose entre humus y mantillo,
zarandeando sus vahos en la espesura
y cambiando sus tonos indecentes.



Tú te tapaste bajo el sol que grita
con manos de las fáculas de ozono
moldeando contornos raros, crueles
–parodias de lo que no es-
Y como en función de un orfebre primitivo
te torcieron, te mordieron, te aporrearon,
te somataron con fuego los pezones
y ensoparon tus más pudendas partes.

Eres calor macho o hembra gloriosa,
bajo un sol fornicador entero
que ensabana los árboles, las cosas
y quiebra las vidrieras
en el rocío que cuelga de las hojas.



Arriba de tu cráneo hay toldos verdes
que subes y bajas sin esfuerzo.
y un reptar feminoide de mil sierpes,
como aletear neurótico de tábanos.



Allí vuelan los girasoles…,
se enfebrecen las dalias silenciosas
y los parduscos brotes de heliotropo,
en grato maridaje,
se acoplan en vuelo con harapientas esporas.
A lo lejos bimbines, pericos, azulejos y guacamayas
se entremezclan en el pañal tembloroso de una garza.



Y te quedaste de pie
en aquel camino oscuro
que se me venía subiendo a los tobillos…
Y te dejé rural en la espesura
para que un habitante de esa urbe
con tantas catedrales de hojarasca
metiera allí su amor de porcelana.



Metrópoli preñada de las yemas
de cepas y saliva del Dios reproductor.
Eres verde proceso de las ansias.



Habitación del trópico escondida,
es nada más fermentación de edén.
La selva más histórica del mundo.
Esa es la Selva del DARIÉN

viernes, 8 de octubre de 2010

CAVILACIONES SOBRE POETAS




CAVILACIONES SOBRE POETAS
Autor: JUSTO ALDU

La ciudad se descubre lentamente
como una joya con reformas.
Se necesita tan solo un centavo
para discutir sobre economía.
Absurdamente veo
ángeles capitaneando
la miseria y el hambre.
Y en medio: Los poetas.
Dicen que Somos semejantes a las piedras.
Las piedras no reparan en alejar los caminos,
pero los poetas tienen alma
y no tardan en descubrir el sol cada mañana
advirtiendo el murmullo del viento
en un gesto de largas distancias.

Otros siembran ira,
nosotros cosechamos incongruencias
de los actos
y afanosamente disponemos
clausurar el suplicio.
Sorprendemos la dificultad
al colocarle los tornillos.

Luego nos apostamos sobre libros
mientras nos acribillan a carcajadas
y nos asalta el fondo del reloj.

Las palabras son fuego encendido
extraídas del fondo de cada pozo personal.
-De algo a nada hay mucha diferencia-
Por eso reanudo el amor
por mis semejantes en zozobra
y busco donde esconder los ecos
amándolos desde el amanecer
hasta que la noche induce al sueño.

jueves, 7 de octubre de 2010

Chucho Valdez Cuarteto - Ponle La Clave Primera Parte

EL AMOR DE UN PANAMEÑO ( II )




EL AMOR DE UN PANAMEÑO II
AUTOR: JUSTO ALDU


Son las cuatro en punto de la tarde
vivifico mi embriaguez pausada
y llego nuevamente corroyendo
mi transcendental amor

Me invaden unas perras ganas de besarte
de tumbarte en la cama
de hacerte mía nuevamente

Nada es suficiente.
Tampoco cumplir los preceptos
de mirarte el fondo del pensamiento,
pues te amo
y todos los días construiré mi vida
no seré translúcido
ni te sentiré ajena.
sudaré éste amor fuerte,
como el hierro suda herrumbre,
seré carta de luz en la protesta.
Ruta norte. Baúl de destinos.
Y guardarás mi historial
en tu pupila
y sentirás mis dedos
hurgando el fondo de tu esencia
con una sudorosa malicia

Te sembraré el amor con mis brazos
y con insistencia seguiré adelante
corazón abierto, frente arriba
y el pecado, ¡Ja!,
será otra cosa insignificante
porque seré fiel a nuestra causa
y aunque mis ojos se cierren
ante el lapsus del sueño
yo…,
yo te enseñaré
como quiere un panameño

AL PIE DE TU SEPULCRO




AL PIE DE TU SEPULCRO
Autor: JUSTO ALDU



Mi herida se abre nuevamente.
Recuerdo imborrable,
reliquia de siglos.
Y escucho el llanto de los muertos
y su voz queja como oscuro testimonio

Mi herida se abre nuevamente
al pie del sepulcro de un héroe
y mi silencio tapa la boca de la vieja metralla.
Me ha donado un designio

-La paz amurallada-

Recuerdo como se endurecieron los días.
A veces el mundo es poca cosa para implantar necedades

Mi herida se abre nuevamente
frente a tu sepulcro… Amigo.

lunes, 4 de octubre de 2010

EL AMOR DE UN PANAMEÑO ( I )




EL AMOR DE UN PANAMEÑO
Autor: JUSTO ALDU



Hoy me cuelgo el corazón
para verte
y me falta aliento
para explicarte tantas cosas

Pues cuando habla el corazón
escucha el alma
y cuando habla mi alma
se estremece el amor

Por eso vengo a poner
el tiempo en rojo
y pintar con pasión tus días
a sentir lo eterno
mientras comes tu vida entre las uñas.
Ésta vez tengo fuego apacible
contigo la vida tiene sabor a fiesta
en ésta boca que no es mía, sino tuya

Firme siempre, suave y solidario.
Seguro en tu inseguridad.
Hoy me divido en dos
con resquicios y evasiones…
Dos en el sitio verdadero:
Uno tiene la cuerda en el cuello
el otro puede jalarla.
Algunos cuidan su futuro y no han vivido ahora
¡POBRES! Tal vez no vivan después.
Al final llegan al día llenos de transparencias

Pero tú, cariño mío
verás lo mucho que yo te quiero
y con pasión hoy sentirás
el amor de un panameño.

domingo, 3 de octubre de 2010

sábado, 2 de octubre de 2010

SE LOS TRAGÓ LA NOCHE



SE LOS TRAGÓ LA NOCHE

Autor: JUSTO ALDU (PANAMÁ, OCT. 2010)


Me acorrala la noche.
Voy y vengo; y piensan que miento,
pero me nace de los ojos
y te confieso que
se me olvidaron los recuerdos
No sé cuál es su lugar
en mi sangre
Si son tuyos o míos…

Nada de presentimientos ni promesas
y antes que se enturbie el tacto
me quedaré sin aliento
con los vientos
estallando entre los labios

No importa si estoy fuera
o si estoy dentro
Me levanto y me acuesto
con las manos vacías
y latigazos en el pecho
solo para tener dos sombras
en cada esquina del alma

Mis recuerdos se los tragó la noche
Nada llega a mirarse realmente

¿Cómo se vive ésta noche
que no permite llorar?

Soy un hombre acorralado por la noche
vigilando cada uno de sus pasos
un poco más acá de la dicha
y un poco más allá del corazón

Pero doy la cara al espectáculo,
a la vida,
a tantas caras….
doy la cara a la noche…
con la mayoría de las estrellas prestadas
y precoces preocupaciones.
Yo sé bien lo que ocurre
Uno intenta arrancarle a la vida
lo que se ganó sufriendo,
pero llega la noche
y es entonces que uno estalla
quemando sueños y oyendo voces
Hasta pedir la paz que no te concede
…La noche…